Archivo de la etiqueta: rabia

Tus fuegos negros

Hoy queremos contarte una de nuestras historias favoritas, que seguramente vas a apreciar y sacarle jugo:

Hace muchos, muchos años, vivía en las montañas del Tibet un monje budista. Una noche, luego de haber meditado por muchas horas en el templo, el monje retornaba al monasterio junto a un monje novicio. Seguían lentamente el camino de piedra en las tinieblas cuando, en la cima de una colina, vislumbraron una casa humilde que estaba en llamas.

Al acercarse, vieron cómo los vecinos traían baldes de agua y ayudaban a apagar el fuego. En pocos minutos y gracias al esfuerzo de toda la comunidad, sólo quedaba una humareda en la cima del techo, pero el resto de la casa estaba intacto.

El novicio contempló la escena horrorizado y exclamó: “¡Qué horrible! El fuego casi consume la casa de esta familia tan pobre”.

Pero el monje no parecía tan perturbado como lo estaba su amigo. Simplemente sonrió y le respondió “Esta familia ha tenido suerte, pues el fuego brilla y las chispas destellan en la oscuridad. Es fácil detectar el fuego ardiente. Lo difícil es detectar el fuego negro, pues él arde sin que nos demos cuenta, y nos consume antes de que lo podamos apagar”.

En nuestras vidas, existen fuegos ardientes que son fáciles de reconocer: el sobrepeso, las reacciones alérgicas, las enfermedades, las limitaciones físicas. Todos estos fuegos son muy dolorosos. Afortunadamente, también son visibles, y por eso los reconocemos y nos urge solucionarlos.

Pero hay otros impedimentos que nos cuesta detectar y que, como el fuego negro de la historia, nos consumen antes de que logremos identificarlos: sentimientos como el miedo, la ira, la vergüenza, la inseguridad. Porque los sentimos muy adentro, intentamos taparlos o ignorarlos pues suponemos que nadie más los ve, pero estos fuegos arden con el mismo calor e intensidad que las verdaderas llamas.

¿Cuáles son los fuegos negros en tu vida?

Para muchas de nosotras, trabajar nuestros fuegos negros es la labor de toda una vida. La buena noticia es que, una vez que comenzamos a identificarlos, nos es mucho más fácil apagarlos antes de que nos consuman. Trabajar nuestras emociones y nuestros miedos nos posibilita vivir sin estar constantemente preocupadas por los “futuros incendios” que puedan acosarnos, sino que comenzamos a vivir disfrutando del momento, y planeando para el futuro con alegría.

Por ejemplo, cuando dejamos ir nuestra ira, aprendemos a no ser víctimas de las circunstancias y a no echarle la culpa a los demás por todo lo que sale mal. Recuperamos nuestro poder personal y generamos el cambio que estamos deseando.
Cuando trabajamos nuestros miedos, abrimos un capítulo de hermosas posibilidades en nuestra vida: desde atrevernos a hacer ese viaje que siempre soñamos, hasta amar nuestro cuerpo como es, o animarnos con ese proyecto e iniciar nuestro propio negocio (y si éste es tu plan te recomendamos consultar Mujer Holística Emprendedora para hacerlo realidad).

Tal vez tu fuego negro sea la vergüenza. Tal vez haya en tu vida una combinación de fuegos visibles y fuegos negros. Por eso recuerda: a veces, el fuego negro arde más fuerte que el fuego visible y es la verdadera causa de los otros incendios.

Hoy te invitamos a reflexionar sobre los fuegos negros en tu vida.

 

Transforma tu rabia

Ya conoces la sensación: te hierve la sangre, ves todo rojo, te sube un calor por la espalda y no te puedes quedar quieta. Tal vez quieras gritar o darle un golpe a algo, o a alguien…La rabia es una emoción muy poderosa.
Pero no tiene por qué ser tu enemiga, ni transformarte en un monstruo.

Todas las emociones, incluso las que nos parece más negativas, tienen un motivo de ser y una función en nuestra vida. La rabia, aunque no lo parezca, tiene también un aspecto muy positivo: el de defensa o protección. Cuando logramos canalizar nuestra rabia de manera correcta, estamos en grado de cambiar una situación sin recurrir a extremos, utilizando esa energía extra que la rabia nos proporciona para transformar una situación incorrecta o injusta.

¿Cómo hacerlo? Una de mis técnicas favoritas para trabajar la rabia es el tapping, o técnica de liberación emocional. Aquí te proporcionamos una pequeña secuencia para que comiences a trabajar tu ira.

Cómo utilizar esta secuencia de tapping: es muy difícil controlar nuestra rabia una vez que estamos enojadas. Por eso lo ideal es realizar esta secuencia de tapping cuando te sientes algo estresada, pero todavía no estás rabiosa. Entonces te recomendamos hacer la secuencia pensando en una situación por la cual has estado sintiendo rabia o resentimiento; puede ser algo que te pasa en el trabajo, una persona con quien estás enojada, o simplemente recuerda un episodio de rabia que te ocurrió recientemente y que crees no haber resuelto todavía.
Así comenzarás a familiarizarte con la secuencia, y ya la puedes poner en práctica cada vez que te sientas rabiosa. Verás que con repetir el tapping lograrás transformar tu ira, y disminuir rápidamente su impacto en tu cuerpo.

 

 

¿Te sientes rabiosa a menudo? ¿Qué más te gustaría saber para comprender esta emoción? No te olvides de dejarnos un comentario.